martes, 26 de enero de 2010

UNA MÁSCARA MILENARIA

Su gran tamaño -nueve metros cuadrados en planta y 1,5 metros de altura- es equiparable a su valor arqueológico. El caparazón maya que han sacado a la luz investigadores valencianos en el mismo corazón de la selva guatemalteca permitirá conocer más sobre los antiguos pobladores de Guatemala y su milenaria civilización.






El mascarón, esculpido en piedra caliza, se encuentra en muy buen estado de conservación y había permanecido oculto durante siglos bajo la frondosa y casi impenetrable vegetación que cubre las ruinas arqueológicas de Chilonché, al norte de Guatemala. El hallazgo fue fruto de la casualidad, ya que los profesores e investigadores de la Universitat y de la Politécnica de Valencia se encontraban examinando las antiguas edificaciones mayas en una zona muy castigada por los ladrones.


Fue precisamente en uno de los túneles construidos por los saqueadores que buscan piezas arqueológicas para venderlas en el mercado negro cuando dieron con el espectacular mascarón, que incluso conservaba los colores originales, según Gaspar Muñoz, arquitecto de la UPV y codirector del proyecto junto con la profesora y arqueóloga de la UV, Cristina Vidal.
El hallazgo fue fruto de la casualidad y se encontró en el interior de uno de los túneles construido por los saqueadoresLos mascarones son elementos ornamentales muy tradicionales dentro de la cultura maya y suelen representar a las fuerzas de la naturaleza o, como en este caso, a seres sobrenaturales con rasgos de divinidades. Antiguamente formaban parte de la decoración de las edificaciones mayas, pero tras la desaparición del imperio quedaron sepultadas por la vegetación.


El hallazgo tuvo lugar hace varias semanas y rápidamente se informó a las autoridades guatemaltecas para proteger la zona y evitar los saqueos que son frecuentes en la zona. Asimismo, el equipo valenciano se puso a disposición de los responsables de patrimonio cultural del país para colaborar en su restauración.


Los investigadores trabajaban dentro del proyecto La Blanca que, desde hace más de seis años, desarrollan las dos universidades valencianas junto con la Universidad de San Carlos de Guatemala. El objetivo es recupera patrimonio arquitectónico y poner en valor las ruinas «como un motor económico y social para mejorar sus condiciones de vida», según Gaspar Muñoz, quien añade que «gran número de ciudades y poblaciones mayas duermen aún su profundo sueño milenario bajo el espeso manto verde de la selva tropical, tras haber sido abandonadas por sus habitantes hacia el siglo X», Sueño que sólo se ve truncado por las destructivas intervenciones de expolio.


Fuente: http://www.abc.es/20100126/valencia-valencia/mascara-milenaria-20100126.html


Había que animar un poco esto, que hacía mucho que no ponía nada.


Gracias Mumu por la información :-P

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada